El Profeta contra la ciudad
noviembre 5, 2009

Sentarse a ver el atardecer. Es una orden. Dándole las espaldas al sol.

Y en medio de el ritual, los esféricos comprenden que un edificio tiene glándulas en cada depto.